Archivo para abril, 2010


El desarrollo ulterior de la técnica exige un aumento considerable de la fiabilidad de los artículos, lo que puede lograrse mediante el desarrollo de los fundamentos teóricos del diseño de los artículos (aparatos) a fin de asegurar los requisitos a la fiabilidad y duración, y adoptar una serie de medidas de perfeccionamiento de los métodos de diseño, producción y utilización de los artículos.

En la esfera del diseño es necesario:

* Conocer la física del trabajo (funcionamiento) del artículo.

* Conocer la física de los fallos.

* Crear nuevos circuitos en bloque, aparatos y sistemas de alta fiabilidad teniendo en cuenta los regímenes y las condiciones de trabajo.

* Crear construcciones seguras de los artículos teniendo en cuenta las condiciones de utilización, el lugar de instalación del sistema, la organización del servicio.

* Realizar el análisis y el cálculo de las características funcionales, los cálculos de fiabilidad con respecto a tipos fundamentales de fallos de circuitos y construcciones de todos los elementos, aparatos y dispositivos fundamentales, así como de todo el artículo (sistema).

Anuncios

En los últimos 20 ó 30 años los problemas de fiabilidad se han incrementado, por lo siguiente:

* El aumento de la complejidad de los sistemas…

* La intensidad de los regímenes de trabajo o de funcionamiento del sistema…

* La complejidad de las condiciones en las que se explota el sistema técnico…

* Las exigencias o la calidad de trabajo del sistema…

* El aumento de responsabilidad de las funciones cumplidas por el sistema…

* La automatización parcial o total y la exclusión de la participación del hombre…

El problema de garantizar la fiabilidad está vinculado con todas las etapas de creación del artículo y todo el período de su empleo.


Las empresas privadas buscan tener la seguridad en la inversión de sus dineros. El Perú es parte del cinturón de fuego del Pacífico, por lo tanto, es un potencial lugar para tener fuentes de recursos geotérmicos.

Pero hay que ir a lugares remotos de la geografía del Perú para encontrar aquellos lugares favorables de fuentes de energía geotérmica. De hecho, estas inversiones son cuantiosas y el sector privado no puede echar al agua en un proyecto que se tiene seguridad. El invertir en estudios de exploración tal y como se piensa en caso de cualquier otro recurso minero, debe ser considerado para este caso en especial.

En primer lugar, es conocido las zonas donde es posible obtener un mineral, además, se requiere muestras sencillas de recopilar y analizar. Cuando se inicia un estudio de exploración minero, es más que un hecho, que hay material suficiente para instalar una mina, y estos estudios sirven para definir el proyecto minero a lo largo del tiempo.

En cambio en los recursos geotérmicos, no hay seguridad en la disponibilidad de la energía. Entonces, no hay certeza de lo que se observa a primera vista sea un potencial negocio para el sector privado. Se tiene que sondear las profundidades del terreno para averiguarlo y ser muy meticuloso en los datos obtenidos. Aún así, ponerse a hacer este trabajo, es un gran riesgo para el sector privado, porque no hay certeza de el retorno de esta inversión.

El Estado debe garantizar el fomento de los recursos geotérmicos, colocando el dinero suficiente para la exploración de fuentes geotérmicas. Para ello, las empresas privadas, colocarían en garantía el equivalente al dinero que está colocando el Estado. De esta manera, si la fuente es rentable, el Estado recupera su inversión y la empresa privada, continua las fases del proyecto hasta su explotación. En caso de que la fuente no sea rentable, entonces el sector privado, mantendría su interés en buscar otros sitios potenciales de recursos geotérmicos.

El Estado como promotor del uso de la energía geotérmica, debe inducir a que sus instituciones especializadas, determinen los potenciales lugares de energía geotérmica a lo largo del Perú, de manera individual o con el cruce de información satelital y de campo que realizan diversas instituciones como INC; Ministerio de agricultura, MINSA, COFOPRI, Defensa Civil, etc.


Cuando se realiza una subasta de algún proyecto de generación eléctrica con combustibles fósiles, es lógico fijar una cantidad de Energía que puede generar dicha planta. Esto en la práctica es posible, ya que se puede regular la cantidad de enérgía que se produce de manera sencilla tomando en consideración la capacidad de generación de los equipos y regulando el ingreso de combustible hacia cada máquina motriz.

Cuando se tiene una planta de generación a base de renovables, surge cual de ellas puede garantizar fijar la llamada Energía Adjudicada.

Por ejemplo lo que es biomasa, siempre y cuando se disponga en cantidad suficiente, puede garantizar el fijar una Energía Adjudicada. Esta cantidad de biomasa necesaria se calcula fácilmente a partir de un histórico de residuos sólidos generados y que por lo general, tiene un comportamiento bastante definido en el tiempo.

En otras energías se requiere estudios por largos periodos de tiempo para establecer una cantidad de Energía Adjudicada, estos estudios pueden demorar meses y años incluso en función al clima local y regional de la zona.

Por ejemplo: la disponibilidad de sol y de viento, se puede determinar estadísticamente fijando datos a lo largo del tiempo, para luego recolectar esta data y establecer rangos posibles superiores e inferiores dentro de los cuales hay la potencia y duración para determinar valores de energía.

Pero el tema es el cambio climático, y no siempre, los datos históricos pueden ser útiles, o también las referencias verbales. Siendo el Perú uno de los países en los que se va a sentir mas los efectos del cambio climático, surge entonces la pregunta si las empresas privadas tenderían a realizar inversiones en RER cuando las fuentes de energía son cambiantes por efecto de los problemas globales.

La disponibilidad de agua dulce también es un tema que es de actualidad. Las fuentes de agua dulce disminuiran en un futuro cercano en el Perú, entonces surge la pregunta: como es que se puede invertir en plantas de hasta 20MW si en pocos años quizás la disponibilidad de agua no exista ?? como recuperaría su inversión el actor privado ??

Surgen entonces otras posibilidades, como por ejemplo: el uso de turbinas – bombas que recuperen parte de la energía disponible, retornando agua desde las partes mas bajas hacia las mas altas. También el uso de bombas de ariete que son de bajo costo .

Pero el actor principal es una legislación que permita la instalación de una central eléctrica, y en el caso posible de disminuir la fuente primaria de energía, poder la empresa desarmar su planta y reinstalarla en otro más rentable. Esto tendría que tener una participación más comprometida del Estado siempre y cuando esté como política energética abastecer a futuro con energías renovables.