Los inversores de plantas fotovoltaicas de particulares suelen ubicarse en el sótano de las casas unifamiliares. Es un lugar ideal: seco, ni demasiado caliente ni demasiado frío, los posibles ruidos del ventilador no molestan a nadie, y además no se forma mucho polvo que podría dañar a un ventilador integrado.

Pero por varios motivos se recomienda a menudo escoger otro sitio: debajo del tejado, en un entorno polvoroso o incluso a la interperie. Los fabricantes e instaladores deberían responder a tres preguntas de sus clientes:

  • ¿Qué temperaturas resiste el inversor?. Parte de la respuesta se halla en la hoja técnica que indica el rango de temperaturas con que el equipo puede trabajar. Lo habitual es que abarque de menos de 20 a más de 40 grados centígrados. Es fácil rebasar el límite superior en lugares muy calientes, en ese caso sería mejor escoger un equipo con rango de temperaturas de hasta 60 grados centígrafos. Además, es sumamente importante que el inversor a elevadas temperaturas ambiente no reduzca su potencia antes de tiempo. Los equipos buenos no lo hacen antes de 40 grados centígrados, perdiendo después sólo décimas de puntos de eficiencia. Incluso los hay que llegan a trabajar a 60 grados centígrados sin reducir la potencia.
  • ¿Qué protección tiene el inversor contra el polvo?. Cualquier aparato eléctrico con tensiones peligrosas debe poder tocarse con los dedos sin riesgo y debe estar hecho de tal manera que no pueda entrar un cuerpo extraño de más de doce milímetros de diámetro. Por tanto, es preciso indicar el tipo de protección que tiene la carcasa (el código de protección internacional, IP) que debe comenzar al menos con la cifra dos. Sólo a partir de cinco hay una protección del interior contra depósitos de polvo y a partir de seis el inversor se considera <<hermético al polvo>> . Un inversor con ventilador que tiene salida hacia fuera (también existen ventiladores que sólo circulan el aire dentro del equipo) tiene un problema incluso si la carcasa tiene la cifra seis: el ventilador puede obstruirse y bloquearse. Por esta razón es importante el que pueda ser sustituido con facilidad. Por otra parte, hay que tener en cuenta que a veces la carcasa y ventilador presentan diferentes clasificaciones IP. Si el inversor se cuelga dentro de la vivienda (por ejemplo en el pasillo) se recomienda siempre un aparato sin ventilador para evitar ruidos molestos.
  • ¿Cómo reacciona el equipo ante la humedad?. Lo aclara la segunda cifra de la clasificación IP. El uno es el valor mínimo para que una gota que cae verticalmente no entre en el interior del equipo. No se espera más de un cinco en inversores (el seis representa la protección contra inundaciones temporales), que es la protección contra chorros de agua desde cualquier ángulo, y que es la que hace al aparato apropiado para su ubicación en el exterior.



    Responder

    Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: