Archivo para febrero 28th, 2012


He colocado algo en anteriores entradas y en la presente presento algunos diagramas más… todos sabemos que el petróleo tiene los dias (años) contados, toda esa energía contenida por millones de años en forma de petróleo ha sido liberada a la atmósfera, generando calor y trabajo + residuos. Vamos con las figuras.

 


Dentro de las diferentes tecnologías de corto y largo plazo se tiene una tecnología denominada: capacitores asimétricos de plomo – carbón [asymmetric lead-carbon (Pb-C) capacitors]. Estos capacitores han sido desarrollados para descargas de larga duración (3 – 8 horas), como cosa opuesta a los “power quality capacitors”, los cuales son diseñados para descargas cortas. Se muestra de manera general su desempeño en la gráfica, en términos de potencia específica y energía específica, en comparación con otras tecnologías. Esta tecnología ha sido considerada para utilizarla como almacenamiento base y en aplicaciones de generación distribuida.


Un sistema de almacenamiento subterráneo de calor consiste, en general, en un número de intercambiadores de pozo (BHE) interconectados, cuya profundidad, H, es superior a 25 metros, que interactúan entre sí y en los cuales la potencia, Q, de inyección / extracción de energía térmica es variable. Se presenta a continuación el esquema de un sistema típico.

El almacenamiento de energia directamente en forma de calor latente o sensible, más específicamente, el almacenamiento subterráneo de energía térmica (UTES – under Ground Thermal Energy Storage) ha tenido en los últimos años un empuje particular. Una de las ventajas del almacenamiento de calor, es que puede ser aplicado en momentos en que la producción y la demanda del mismo se encuentran fuera de fase, con una escala de tiempo que puede variar desde la diaria a la estacional y de ello dependerá el tipo de almacenaje que se aplique (de corto plazo y de largo plazo).

Para el caso de almacenamiento de largo plazo, una de las técnicas utilizadas es el almacenamiento en subsuelo no saturado o rocoso empleando intercambiadores de calor en pozos o perforaciones verticales (BHE – Borehole Hear Exchanger). Mediante estos intercambiadores, energía térmica es inyectada o extraída del subsuelo y entregada a los consumidores ya sea en forma directa o a través de bombas de calor.

Es sabido que la temperatura del subsuelo aumenta con la profundidad debido al gradiente geotérmico. Además, este gradiente geotérmico no varía con el tiempo y, a profundidades superiores a los 10 – 15 metros, los cambios estacionales en la temperatura de superficie no tienen influencia sobre la temperatura del subsuelo.

 


El pdf lo pueden descargar del siguiente link: LCF_testing_services_Volante de inercia

Sin dejar de considerar a la empresa que hizo esto, reproduzco a continuación algunos jpg’s del pdf