Archive for the ‘Gestión Tecnológica’ Category


La innovación tecnológica es un proceso que consiste en conjugar capacidades técnicas de las empresas con demandas del mercado, estructurando un paquete tecnológico que tiene por objeto generar productos y servicios nuevos o  mejorados, así como procesos superiores, con el fin de atender oportuna y eficientemente dichas demandas.

El proceso de innovación, idealmente, transita por una serie de etapas que comienza con la concepción de la idea y culmina cuando el nuevo producto (o servicio) es lanzado exitosamente al mercado, por lo que se denota una íntima relación entre la tecnología y el mercado para cumplir con la atención de demandas.

La innovación es el resultado de la adecuada combinación de actividades de carácter científico, tecnológico, organizativo, financiero o comercial que tiene como objetivo la búsqueda de productos, procesos o servicios nuevos o significativamente mejorados a través de la aplicación de nuevo conocimiento o tecnología y cuya utilidad se ha evaluado a través de un régimen comercial o no comercial; es decir, existe un mercado que está dispuesto a aplicarlo en la práctica social o dentro de un proceso productivo o de servicios.

La innovación se define como la combinación creativa de conocimientos, cuya aplicación debe ser útil, redituable, constructiva o adecuada para solucionar un problema o cubrir una necesidad. La innovación permite a las empresas generar productos nuevos y mejorados y, en el caso de procesos industriales, propicia la reducción de costos o el incremento de la calidad.

Una empresa innovadora es definida como aquella que ha introducido al mercado mejoras o nuevas tecnologías en:

  1. Productos que se encuentran en el mercado, o
  2. Procesos a través de sus métodos de producción de bienes o prestación de servicios.

Los beneficios de la innovación son recibidos por el mercado; es decir, por los usuarios finales por medio de mejores productos o servicios.

Las empresas pueden ver el retorno de su inversión a través de la creación de nuevos mercados, incrementos en el margen de utilidad o en las ventas, aumentando su participación en el mercado. Sin embargo, propiciar la innovación dentro de una empresa o en un sector industrial requiere la participación coordinada de los distintos actores: el gobierno, el sector industrial y los centros de investigación.

El desarrollo de nuevos productos juega un papel vital en el proceso de innovación. Así, la innovación es una decisión de carácter estratégico.

Cualquier que sea la razón para desarrollar nuevos productos o mejorar los existentes, siempre deberá ser sustentada con una investigación de mercado que reporte en términos cuantificables la necesidad y la disposición del mercado para recibir el producto de la innovación.

Extractos desde “Gestión Tecnológica” de José Luis Solleiro y Rosario Castañó

Anuncios

La tecnología es el conjunto de conocimientos, máquinas, herramientas, métodos y relaciones económicas y sociales del medio orientados a la satisfacción de necesidades a través de la producción de productos, servicios o procesos…

La tecnología consiste en conocimiento y experiencia, equipamiento e instalaciones, software y hardware, además de servicios, productos y procesos.

La tecnología utiliza ideas, creatividad, ingenio, intuición, inteligencia y visión para producir y distribuir eficientemente bienes y servicios que respondan a necesidades de la sociedad y del mercado.

La tecnología puede ser utilizada en el ámbito interno y vendida y comprada de formas diversas. Puede ser compartida de manera gratuita o explotada con fines comerciales. Puede ser utilizada por empresas independientes y en consorcios o en acuerdos de colaboración y redes.

A menudo, la tecnología se basa en los resultados de la ciencia, pero siempre tendrá un componente de empirismo que se requiere para adaptar los conocimientos a su ámbito específico de aplicación.

Además, la aplicación de la tecnología siempre está limitada y configurada por los requisitos de los clientes y las fuerzas del mercado, por preocupaciones económicas y ambientales, y las exigencias de la evaluación propia de las inversiones financieras.

Los clientes, sus expectativas y las presiones empresariales son modificadas por la tecnología, tanto como éstos mismos influyen en el uso y evolución de la misma.

Extractos desde “Gestión Tecnológica” de José Luis Solleiro y Rosario Castañón


La tecnología es una de las fuentes principales de la competitividad. Ésta integra conocimiento, experiencia, equipo, instalaciones y software, y permite la generación de nuevos productos, procesos, servicios y sistemas, así como mejoras a los que ya existen. La tecnología surge de la creatividad, la intuición, la inteligencia y la prospectiva, y puede crearse en el interior de una organización o adquirirse de fuentes externas, en algunos casos de manera libre y gratuita y, en otros, mediante acuerdos comerciales. La tecnología, sobre todo la moderna, suele derivar de la investigación científica, pero también puede desarrollarse empíricamente o surgir por accidente o por error. El desarrollo tecnológico, sin importar su fuentes, está determinado por necesidades sociales o demandas del mercado, por lo que tiene una fuerte implicación económica. Lidiar con el complejo escenario de la generación y aplicación de la tecnología es el reto de la gestión tecnológica.

La gestión tecnológica se ha convertido en una actividad esencial del mundo de los negocios, pues ayuda a manejar efectivamente las operaciones de las empresas, así como el desarrollo estratégico de capacidades que les faciliten competir en el mercado. Además, gracias a la adecuada gestión tecnológica, una empresa está preparada para el futuro, al reducir la incertidumbre asociada con el cambio y los riesgos del mercado, incrementando la flexibilidad y rapidez para responder ante nuevos retos.

Entendida como el conjunto de técnicas que permite a una organización la elaboración y ejecución de sus planes de innovación y mejora para mantener o aumentar su posición competitiva, la gestión tecnológica facilita la introducción de nuevos bienes y servicios en el mercado, la adopción de mejores procesos y equipos que llevan a la reducción de costos y al aumento de la productividad, y la implantanción de sistemas de gestión ambiental y de calidad. Por ello, podemos concluir que la gestión tecnológica es la vía óptima para combinar recursos humanos, técnicos y financieros para el cumplimiento de los objetivos de la organización.