Posts Tagged ‘Control’


En una microred no es comùn encontrar generadores sìncronos controlables, elementos que normalmente fijan los valores de tensiòn y frecuencia en una red convencional. Como se ha expresado en apartados anteriores, la mayor parte de los microgeneradores precisan para su conexión a la red de baja tensión que la microred, de un inversor basado en electrònica de potencia. Estos dispositivos deben ser pues los responsables de mantener tanto la tensión como la frecuencia estables durante el funcionamiento en modo aislado.

Los principales factores que tienen influencia en la operación de microredes son:

  • Las estrategias de control empleadas en las fuentes de generación.
  • Los tipos de cargas conectados a la red.
  • La localiación de las faltas que puedan producirse.
  • La constante de inercia de los motores.

En relación a las estrategias de control de los generadores, hay tres posibilidades a seguir:

  • Control PQ, fijando a un nivel constante de salida de las fuentes conectadas a la red de forma que en base a estos paràmetros quede regulado el punto de funcionamiento, definido como Pdes y Qdes. Ante cambios en los valores de la frecuencia o tensión, el controlador desplazarà las curvas caracterìsticas para mantenerse en el punto de funcionamiento.
  • Control de pendiente (Droop-Control), consistente en un control de frecuencia y de tensión basado en la posibilidad de variar la pendiente de la curva f-P y v-Q en el controlador.
  • Control frecuencia – tensiòn, cuyo objetivo es mantener estable tanto la frecuencia como la tensión en el sistema desplazando horizontalmente las curvas características f-P y V-Q. Cambios en la carga de la microred, afectan tanto a la frecuencia como a la tesnión del sistema. Como durante el funcionamiento en modo aislado se producen continuas variaciones de carga, para mantener f y V a sus valores nominales, es necesario ajustar la salida de los generadores a las condiciones de funcionamiento.
Anuncios

En el futuro desarrollo de la generación distribuida, influirá de forma decisiva la eficiencia con que se consiga transmitir a la red eléctrica, de media o baja tensión, la energía producida en microgeneradores. En este sentido, el uso de sistemas de electrónica de potencia para acoplar a la red generadores y sistema de almacenamiento de energia, permitirá a éstos dar  servicios tales como regulación de tensión (VAR). Se podrà además aprovechar la rápida respuesta en el tiempo de estos dispositivos (inferiores a un ciclo de corriente alterna) para reducir la contribución de microgeneradores a las fallas producidas en la red.

La versatilidad, fiabilidad y cada vez más bajo coste de los dispositivos electrónicos, hace que su uso esté cada vez más extendido, asumiendo funciones tradicionalmente desempeñadas por sistemas electromagnéticos y electromecánicos. Son capaces de adaptar a valores adecuados para su conexión a la red eléctrica convencional, casi cualquier tipo de características de tensión e intensidad a la entrada.

En la ilustración 1 tenemos un diagrama típico de una interface de electrónica de potencia. Para adaptar la energía procedente de microgeneradores, se procude en primer lugar una rectificación a DC, de la tensión de entrada para luego, mediante un inversor, generar una onda de tensión de las mismas características tensión – frecuencia que el sistema eléctrico de potencia al que se pretende conectar. En el caso de dispositivos de almacenamiento de energía, como proporcionan corriente continua, sólo el inversor es necesario.

Aprovechando el potencial que proporciona la electrónica, es posible incluir además funciones de protección y control del generador además de funciones de medida.

Beneficios imporatnte que se derivan del uso de la electrónica de potencia son:

  • Mejora de la calidad de la energía entregada a la red, suprimiendo la generación de armónicos mediante el uso de filtros.
  • Regulación de tensiones y generación de energía reactiva. A partir de la tensión rectificada, el inversor puede producir una onda de tensión alterna con tensión y fase arbitraria. Esto permite variar el factor de potencia en un rango más amplio que en los generadores síncronos.
  • Reducción de la contribución de la generación distribuida a las corrientes de fallas. La existencia de generación distribuida en un sistema puede afectar negativamente a la coordinación de las protecciones a la hora de despejar una falla. Esto es debido a que disminuye la corriente de falla aguas arriba del generador. La electrónica debe en este caso detectar la presencia de una falla en la red de desconectar el generador.
  • Integración de distintas fuentes de generación distribuida. Con un diseño específico, es posible implementar un bus DC donde aporten energía varios generadores o acumuladores, teniendo cada uno de ellos distintas tecnologías. En esta situación sería necesario un único inversor para conectarlos todos a la red eléctrica.
  • Conmutación rápida entre modo integrado y modo isla.

El uso intensivo de la electrónica de potencia en la conexión de equipos de generación a microredes permitirá su modularización, asì como el descenso de los costes de producción.